Descargue el informe completo en PDF AQUÍ

Resumen ejecutivo

El día 12 de septiembre de 2018, alrededor de las 23:00 horas fueron detenidos, sin orden judicial y sin flagrancia, Carlos Julio Varón y Ricardo Prieto Parra, funcionarios del Cuerpo de Bomberos del estado Mérida, mientras realizaban labores en la sede del Cuerpo de Bomberos en la población de Apartaderos, en Mérida, Venezuela.

El motivo de la detención fue la difusión en redes sociales de un vídeo en el que se podía ver burro paseándose por las instalaciones de la sede del Cuerpo de Bomberos de la población de Apartaderos, refiriéndose los bomberos a este animal como si se tratara del presidente Nicolás Maduro, al que se le está informando de la situación de carencia que posee esa sede de bomberos.

Los funcionarios que realizaron la detención pertenecen a la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), órgano adscrito al Ministerio de la Defensa, con competencias en inteligencia y espionaje enemigo para garantizar la seguridad y defensa de la Nación. Tras su detención fueron trasladados a la sede de la DGCIM, en la que permanecieron recluidos hasta el día 21 de septiembre de 2018. Cabe señalar que la sede de la DGCIM carece de lugar de reclusión y no cumple con los estándares mínimos.

El 14 de septiembre de 2018 fue diferida la audiencia de presentación la cual fue pospuesta para el día 16 de septiembre de 2018. Aunque no fueron hallados en flagrancia, la Audiencia de presentación en flagrancia tuvo lugar el domingo 16 de septiembre de 2018, ante el Juez de Control Nº 2 del Circuito Judicial Penal del Estado Mérida, Carlos Márquez Vielma. El Código Orgánico Procesal Penal y la Constitución Nacional establecen un máximo de 48 horas para la presentación de detenidos ante el juez. Sin embargo Carlos Varón y Ricardo Prieto fueron presentados con más de 24 horas de retraso.

[Informe] Los bomberos de Mérida. Vulneración a la libertad de expresión el debido proceso y a la imparcialidad judicial

Un pensamiento en “[Informe] Los bomberos de Mérida. Vulneración a la libertad de expresión el debido proceso y a la imparcialidad judicial

Los comentarios están cerrados.