Mérida 30/01/2019.- Los sucesos acaecidos en Venezuela y en especial en los estados Mérida, Táchira y Trujillo durante las manifestaciones pacíficas del 23 de enero de 2019, son monitoreados por el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ODH-ULA), ante la violación sistemática de los derechos humanos de cientos de ciudadanos que protestan amparados en la Constitución nacional.

El ODH-ULA registró en los andes venezolanos tres personas fallecidas (dos en Táchira y una en Mérida), más de 40 heridas durante la represión de los organismos de seguridad y al menos 23 detenciones arbitrarias.

En Mérida fue asesinado Germán Cohen, de 33 años de edad, al recibir un impacto de bala cuando se encontraba en las adyacencias del viaducto Campo Elías. El cadáver de Cohen fue incinerado y su identidad se conoció 24 horas después del asesinato.

Sobre este hecho el ODH-ULA cuestiona que en las horas en las que presuntamente ocurrió, tanquetas de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y comisiones de Polimérida se encontraban presentes en el sitio y estos organismos no hicieron nada para evitar el asesinato ni capturaron al autor material del mismo.

El Observatorio también señaló de inexplicable el hecho de que la comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) tardó mucho tiempo en levantar el cadáver de Germán Cohen para su posterior reconocimiento.

Autoridades ilegítimas siguen criminalizando la protesta

Sobre la muerte de Germán Cohen el denominado protector del estado Mérida y dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Jheyson Guzmán, dijo ante representantes de medios de comunicación que los manifestantes están implicados en el asesinato.

Para el ODH-ULA sus declaraciones con irresponsable y apresuradas ya que este supuesto protector del estado no explicó por qué la GNB y Polimérida, a pesar de haber estado desplegada en la zona a la hora donde ocurrió el asesinato, no evitó el asesinato, ni capturó in fraganti, a los presuntos responsables que según Guzmán ha identificado.

Así las cosas, desde el Observatorio de la ULA rechazamos sus señalamientos en los que responsabiliza a la coalición opositora del asesinato de Germán Cohen, cuando la manifestación del 23 de enero fue pacífica y se cumplió dentro del marco de los derechos constitucionales de los ciudadanos.

Represión desproporcionada es un patrón

Las prácticas violatorias de los Derechos Humanos en el marco de las manifestaciones de los años 2014, 2017 y 2018 en Mérida y los demás estados andinos, fueron documentadas por el ODH-ULA, concluyendo que existe un patrón de represión desproporcionada a manifestantes que expresan su desacuerdo con el gobierno.

En ese contexto, el ODH-ULA documentó la repartición de armas a civiles para conformar grupos irregulares que actúan solos o en colaboración con los organismos de seguridad del Estado, para reprimir a la población que disiente del proyecto político bolivariano y socialista, considerando que la acción genera temor, amedrenta a los ciudadanos y además viola la Constitución nacional al actuar impunemente y con la anuencia del gobierno y su partido político.

Asistencia jurídica gratuita

Durante este proceso de transición política, con el cual se busca que Venezuela retorne al sistema democrático, el ODH-ULA continúa registrando los casos que se susciten, las violaciones a los derechos humanos y además brinda asistencia jurídica gratuita para atender a las víctimas de un régimen que oprime al pueblo.

En sintonía con el clamor de la sociedad venezolana, el ODH-ULA exigió la realización de elecciones libres y transparentes en el marco de los principios constitucionales, único en el cual podrá haber estado de derecho, justicia y reparación para las víctimas de la represión estatal. (Prensa ODH-ULA)

Observatorio ULA monitorea violaciones a los derechos humanos durante transición política en Venezuela