Mérida 04/11/2018.- Por la imputación de nuevos delitos, los bomberos del estado Mérida Carlos Varón y Ricardo Prieto, quienes el pasado 31 de octubre fueron puestos en libertad, enfrentan penas de prisión de hasta más de 9 años y les sigue abierto un juicio.

Así lo dio a conocer el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ODH-ULA), organización que manifestó su satisfacción por la libertad de Carlos Varón y Ricardo Prieto, pero a la vez su preocupación porque el caso de ellos no se acabó el día que le dieron libertad.

Por el contrario, explicó Mayda Hocevar, directora del ODH-ULA, los bomberos ahora deben enfrentar los delitos imputados por la Fiscalía Quinta del Ministerio Público del estado Mérida, de vilipendio al Presidente de la República y el de instigación pública con agravantes, contemplados en los artículos 147, 285 y 77 numeral 13, respectivamente, del Código Penal venezolano.

Hocevar destacó que los bomberos, quienes no cometieron delito alguno, ahora enfrentan posibles penas de hasta nueve años de prisión y además se les mantiene la calificación de delito de instigación al odio, según el artículo 285 del Código Penal.

Dicho artículo señala que “quien instigare a la desobediencia de las leyes o al odio entre sus habitantes o hiciere apología de hechos que la ley prevé como delitos, de modo que ponga en peligro la tranquilidad pública, será castigado con prisión de 3 años a 6 años”, penas que le serían sumadas si el juez decide que los bomberos son culpables.

El ODH-ULA celebró la libertad de los bomberos, pero pidió no olvidar que se les sigue un juicio injusto que pudiera privarlos de nuevo de su libertad.

“El juicio de los bomberos sigue, hay un juicio abierto basado en delitos del Código Penal con agravantes, que hace que la pena pudiera ser mayor a la de nueve años, eso es una amenaza para ellos. Además, fueron puestos en libertad con medida de presentación ante el Circuito Judicial Penal del estado Mérida cada 30 días y con prohibición de salida del estado, de utilización de redes sociales y de dar declaraciones públicas, lo que no es una libertad plena”, resaltó la directora del ODH-ULA, al tiempo que dijo que esas medidas restringen innecesariamente las libertades esenciales de los bomberos.

A decir del Observatorio de la ULA, el juicio de los bomberos pudiera desembocar en una sentencia condenatoria, por lo que esta institución rechazó que la amenaza a Carlos Varón y Ricardo Prieto siga latente.

Mayda Hocevar expresó que la detención de los bomberos es un mensaje claro a quien proteste o sea crítico y en nombre del ODH-ULA exigió la libertad plena de Varón y Prieto, así como explicaciones por su privación de libertad ilegal de 48 días, sin que cometieran delito alguno. (Prensa ODH-ULA)

Aunque excarcelados bomberos de Mérida enfrentan posible pena de prisión de hasta más de 9 años